Adviento como búsqueda

Domingo IV de Adviento

      El 4º domingo de Adviento, ya a las puertas de la Navidad, pone ante nosotros las dos figuras que simbolizan más que ninguna otra la espera: el tiempo para evaluar y descubrir lo en serio que nos tomamos a Dios y la calidad de las preguntas que mueven nuestras vidas: Adviento se nos convierte así en un verdadero ejercicio de búsqueda, de oración, de deseo de clarificación.

     Deseamos, con la oración de la Iglesia en estos días, descubrir signos de la presencia de Dios entre nosotros. Y que este descubrimiento facilite la manera de llevar a los demás algo de Dios.

    

 

Anuncios
Publicado en Moniciones | Deja un comentario

El agua en vino, el tedio en alegría

II Domingo del Tiempo Ordinario

    Hoy es el segundo domingo del tiempo ordinario. Leemos el relato de las Bodas de Caná, primero de los signos que Jesús realiza. La liturgia de este domingo destaca otra epifanía de Jesús: “manifestó su gloria, dice el Evangelio, y los discípulos creyeron en él”. La fe de cada uno es una tarea permanente que necesitamos descubrir y a veces desenterrar.

     El relato evangélico de hoy dice que el agua se convierte en vino, signo de una vitalidad que necesitamos renovar y de una alegría que hay que conservar y transmitir a otros. Todo el poder de Dios puesto al servicio de una cosa, al parecer banal: que haya alegría en una fiesta de bodas en un pueblo pequeño. Pero no es así. Es necesario ver el año que tenemos ante nosotros como una llamada a una vida nueva para desarrollar los dones que cada cual ha recibido. O para retomar lo que se comenzó en el año anterior y que quizá ya se está resintiendo.

     Queremos recordar que hoy empieza la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos. Por este motivo, las oraciones de hoy corresponden a la misa por la Unidad. También en otros momentos de la celebración tendremos presente esta intención.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Moniciones | Deja un comentario

Palabra que transforma, Espíritu que renueva

 

       Con la Fiesta del Bautismo del Señor, que hoy celebramos, se cierra la liturgia de Navidad. La manifestación de Dios en Jesús tiene en este relato evangélico una expresión más: Jesús es la Palabra de Dios y Jesús posee y se mueve por el Espíritu. Palabra, que significa algo que está en el origen de todo, que nos interroga y nos transforma. Y Espíritu, que es el que impulsa y renueva todo. Tal vez esto tenga que ver con el año que acabamos de comenzar: cuando albergamos en nosotros deseos de renovación y nuevas esperanzas.

     Que Jesús se bautiza significa que se inserta en un movimiento de conversión. Pero Jesús no necesita conversión; nosotros sí la necesitamos. Por eso, el bautismo de Jesús nos recuerda el nuestro, y la necesidad que tenemos de resituarnos en el sentido de nuestro bautismo: bautismo en Espíritu Santo y fuego, renovación que nos impulsa hacia la verdadera novedad de vida y a destruir cuanto en nosotros se haya envejecido, no sirva o se esté viviendo sin sentido.

     El agua que ahora vamos a arrojar simbólicamente sobre nosotros y que vamos a recibir en silencio nos está llamando a una vida nueva, a unos nuevos proyectos y a nuevos deseos: un año nuevo que tenga que ver con la novedad de vida que nos viene por el Espíritu que se nos da.

 

 

 

 

 

 

Publicado en Moniciones | Deja un comentario

Alertas a la presencia de Dios

      Epifanía

    Hoy, día de Reyes, recordamos a todos los niños del mundo: los abandonados, los maltratados, los utilizados; los niños mimados, los maleducados en una sociedad consumista y agresiva. Que esta fiesta nos haga pensar si los niños son para nosotros un lujo, un adorno más o una verdadera responsabilidad. Que pensemos en el mundo que les estamos preparando.

     Epifanía tiene además un sentido más profundo que el popular día de Reyes: es la manifestación de la salvación de Dios para todos los pueblos: los paganos, dice Pablo, son como nosotros herederos de todas las promesas. Por eso, no podemos permitir que nadie ponga la etiqueta de “cristiano”, con carácter de exclusividad, a sus ideas, o a sus maneras de entender las cosas. La salvación de Dios es para todos los hombres.

     Epifanía una vez más, nos recuerda la necesidad de vivir alertas, atentos, a tantas manifestaciones de Dios en nuestra vida de cada día. Sólo personas avisadas saben dar con la presencia de Dios en medio del mundo

 

 

 

 

 

Publicado en Moniciones | Deja un comentario

Familia: respeto y diálogo

  Fiesta de la Sagrada Familia 

     Hoy es la Fiesta de la SAGRADA FAMILIA. La Liturgia nos acerca a la contemplación de un aspecto de la Encarnación. Jesús vive su crecimiento en una familia. Desde este aspecto, toda familia es sagrada, porque se constituye en lugar privilegiado para la experiencia cristiana.

 

     Esta fiesta nos hace mirar con profundidad la realidad de la Familia que Jesús vivió. Jesús no aceptó sin más el modelo de familia que se le ofreció. Impuso en torno a sí unas pautas de comportamiento y, sobre todo, de atención a Dios: Dios que entra en los planes de José y de María, personas sencillas atentas al plan de Dios, que necesitaron comprender algo que venía redactado de manera diferente.

 

     Todo esto nos debe hacer pensar en nuestras familias: en la forma de atender a los mayores, en el modo de acompañar el crecimiento de los hijos, desde el respeto y el diálogo, en la manera de sostener el espacio del perdón y del estímulo permanente, en la forma de saber apreciar lo verdaderamente importante, muy por encima de tantas realidades como se absolutizan todos los días y que tan poco tienen que ver con el plan de Dios sobre jóvenes y mayores.

Publicado en Moniciones | Deja un comentario

“No temas, no desfallezcan tus manos”

Domingo III de Adviento 

 

   Se nos llama en este tercer domingo a alegrarnos porque el Señor está cerca. Como Adviento que es, hemos de dar cabida a preguntas serias: “¿qué tenemos que hacer?”, preguntan por tres veces al Bautista. Ésta es una pregunta del Espíritu, porque nos abre a preparar el corazón al Señor que viene.

   Preguntar con seriedad es renunciar a privilegios, estar dispuestos a que de verdad el Señor nos visite. Y la mejor manera de disponer nuestra vida es abrirnos a esas obras de conversión que señala el Bautista: compartir, no ser violentos jamás, no abusar, estar atentos al más débil. Es bueno preguntar y preguntarnos, es bueno querer oír lo que necesitamos oír, no lo que nos gustaría o nos dejaría tan tranquilos. Y, sobre todo, será bueno que nuestra respuesta esté llena de verdaderas obras de conversión, algo que toque los aspectos más serios de nuestra vida personal y social.

     Adviento nos recuerda que el Señor está cerca: la memoria nos pone delante del Señor, con ánimo de encontrarlo. “El aventará en nosotros todo lo que es paja y nos hará consistentes, nos hará vivir una vida de calidad: “no temas, no desfallezcan tus manos, que el Señor vendrá a tu vida”, dice el profeta Sofonías. Esta es la razón de nuestra alegría.

 

 

Publicado en Moniciones | Deja un comentario

Que lo torcido se enderece

II Domingo de Adviento

  Hoy es el segundo domingo de Adviento. Se insiste en una idea central: Dios se acerca, para lo cual es necesario preparar el camino al Señor: que lo torcido se enderece, que lo escabroso se iguale.

   El Evangelio de San Lucas, que leeremos durante este año litúrgico, es el evangelio de la misericordia y la salvación de Dios. Lucas hace una filosofía de la historia en cuyo centro está Cristo, la salvación de Dios para todos los hombres. La liturgia de este domingo nos dice que Adviento es el día de Cristo, que no es una celebración más, ni un premio para los buenos: sino la ocasión de Dios, algo que ocurre en el encuentro de cada uno con Dios: una experiencia de misericordia y salvación.

     Este encuentro es el que esperamos y el que deseamos desde nuestra oración: que el Señor venga, que nos renueve, que nos encuentre preparados, atentos, capaces para captar se presencia cada día.

     Adviento nos llama a descubrir las carencias que experimentamos, el aburrimiento en el que estamos adormecidos con frecuencia. Nos llama además a llenar de contenido el mundo de nuestra fe  y a alimentar los espacios de nuestra creencia.

 

 

 

 

Publicado en Moniciones | Deja un comentario

ADVIENTO: Alentar el futuro

Primer Domingo de Adviento (Ciclo C)

 

     Hoy comenzamos el ADVIENTO. El encuentro de Dios con cada uno de nosotros, dejó escrito Rahner, es una gran caminata de Dios hacia nosotros. Pero si no nos movemos, no nos encontraremos con el Señor. Adviento es como recordar que esa gran caminata de Dios sigue teniendo que ver con cada uno de nosotros. Recordar esto debiera convertirse en una gran esperanza.

     Queremos redescubrir desde el Adviento una relación a Dios que se nos escapa de las manos casi continuamente, queremos que el Adviento cambie nuestras actitudes. No se trata de espiritualizar el presente sino de alentar el futuro con otras propuestas, otras esperanzas. Estamos perdidos, pero sal a nuestro encuentro. Ven Señor, no tardes. Ven, Señor Jesús.

    Todo esto es oración de Adviento, Adviento, espíritu en el que queremos entrar con la liturgia de esta primer domingo de Adviento.

 

Publicado en Moniciones | Deja un comentario

Lejos de un Reino triunfalista y glorioso

 CRISTO REY

  Hoy, último domingo del año litúrgico, es la Solemnidad de Cristo Rey. “Lo simplemente cristiano del Cristianismo es Jesucristo”, dejó escrito Karl Rahner. “Todo lo que une converge, todo lo que converge lleva a Cristo”, así traducía Theilard de Chardin el sentido de esta Fiesta de hoy.

   La visión de Cristo triunfador que nos proporcionan las lecturas de esta Fiesta nos debe llevar fundamentalmente a descubrir el Reino de Dios que tenemos, o que no tenemos, dentro del corazón y acabar comprometiéndonos en una tarea permanente que nos haga salir de nosotros mismos. La situación de una violencia salvaje que no respeta ni a las organizaciones humanitarias, como así mismo la realidad de tantos sin techo y sin hogar como contemplamos en nuestro mundo, excluyen cualquier consideración de un Reino triunfalista y glorioso.

    Este itinerario de fe que es el rosario de domingos de 52 semanas, y que termina en la Fiesta de hoy, debiera acabar con un examen de conciencia y una acción de gracias por cuanto hayamos descubierto en nuestra vida de fe, cuanto haya supuesto de novedad en la palabra del evangelio y en el encuentro semanal con quienes compartimos la fe y la vida.

 

 

 

Publicado en Moniciones | Deja un comentario

“Con él a mi derecha, no vacilaré”.

Domingo XXXIII del Tiempo ordinario 

   Hoy es el domingo trigésimo tercero del tiempo ordinario. El Señor está siempre cerca de nosotros, nos recuerda la liturgia de este domingo. Esto nos hace mirar al futuro, como realidad en la que necesitamos entrar sin temor, sino a sabiendas de que vamos haciendo un examen todos los días, en la seriedad y en la confianza de que no nos faltará el Señor, de que siempre está presente: “con él a mi derecha, no vacilaré”.

   Las lecturas nos llevan a no absolutizar lo que siempre serán realidades relativas. Y que hay que saber vivir entre las contradicciones que a todos nos afectan, porque no somos ni mejores ni peores que los demás, ni más inteligentes ni menos que los que no piensan como nosotros; y todos estamos construyendo un camino de salvación, porque tenemos cerca al Señor.

   Y saber esto es siempre una noticia gozosa, que nos llena de esperanza. Que el camino que hacemos, aun entre dificultades, es una oportunidad para encontrarnos con el Señor, porque él está siempre cerca.

    Hoy celebramos en España el día de la Iglesia diocesana. La colecta de este domingo será a esa intención.

 

 

 

Publicado en Moniciones | Deja un comentario