Comer para creer y revitalizarse

  XX Domingo del Tiempo ordinario

     Hoy es el domingo vigésimo del tiempo ordinario. El Evangelio de hoy habla de “comer” la carne y “beber” la Sangre del Señor. Y eso escandalizó entonces y sigue sorprendiendo ahora. Necesitamos creer para comer. Este es el mensaje de este domingo. No se nos hubiera ocurrido tampoco a nosotros hablar así; pero son palabras del evangelio.

     Y esta Eucaristía de la que se nos habla es la que nos da vida, la que nos hace resucitar de tantas situaciones mortecinas en las que estamos acomodados. Necesitamos, por eso, recuperar todo el sentido de la Eucaristía y situarlo en nuestra vida personal y social. No es un problema de mera devoción ni mucho menos de cosmética religiosa. Se trata de comprender que necesitamos vernos transformados, recuperados, revitalizados para la vida de cada día, para el compromiso permanente que reclama de nosotros una manera de ser y de sentirnos cristianos, en un mundo donde está en juego el lugar del cristianismo en la sociedad actual.

Anuncios