“Con él a mi derecha, no vacilaré”.

Domingo XXXIII del Tiempo ordinario 

   Hoy es el domingo trigésimo tercero del tiempo ordinario. El Señor está siempre cerca de nosotros, nos recuerda la liturgia de este domingo. Esto nos hace mirar al futuro, como realidad en la que necesitamos entrar sin temor, sino a sabiendas de que vamos haciendo un examen todos los días, en la seriedad y en la confianza de que no nos faltará el Señor, de que siempre está presente: “con él a mi derecha, no vacilaré”.

   Las lecturas nos llevan a no absolutizar lo que siempre serán realidades relativas. Y que hay que saber vivir entre las contradicciones que a todos nos afectan, porque no somos ni mejores ni peores que los demás, ni más inteligentes ni menos que los que no piensan como nosotros; y todos estamos construyendo un camino de salvación, porque tenemos cerca al Señor.

   Y saber esto es siempre una noticia gozosa, que nos llena de esperanza. Que el camino que hacemos, aun entre dificultades, es una oportunidad para encontrarnos con el Señor, porque él está siempre cerca.

    Hoy celebramos en España el día de la Iglesia diocesana. La colecta de este domingo será a esa intención.

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Moniciones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s