Poner los ojos en otros

Domingo XXV del Tiempo Ordinario


    Hoy es el domingo vigésimo quinto del tiempo ordinario.

     En el evangelio Jesús anuncia por segunda vez su muerte; anuncio que los discípulos prefieren no entender y que reciben entre el miedo y la indiferencia. Jesús insiste en que son los más pequeños, los insignificantes sociales, los más vulnerables, los verdaderamente importantes en el reino de los cielos.

     Cuando los mayores creemos que los importantes somos nosotros; cuando buscamos toda clase de recursos para ser más que otros, o dominar a los demás, o sorprender y hasta abusar de los demás, Jesús insiste en que pongamos los ojos en otros, que son los preferidos de Dios: tantos maltratados por nuestra sociedad, que necesitamos tener presentes.

     Hemos construido una sociedad que sistemáticamente excluye a un número considerable de seres humanos. En tiempos de crisis, como el nuestro, esta realidad constituye un aspecto resaltable e hiriente.

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Moniciones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s