Creer es descubrir posibilidades nuevas

Domingo II de Pascua

Hoy es el segundo domingo de Pascua. La 1ª lectura nos dice que “los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús con mucha valentía”. Esa era la nueva existencia que se manifestaba en los discípulos entonces y se debe manifestar también hoy.

          El Evangelio refiere dos apariciones del Señor: la comunidad experimenta el encuentro con el Señor; ocho días después vuelve a hacerse presente el Señor. También, cada ocho días, los domingos cristianos reproducen este encuentro. No es tanto el día que le dedicamos al Señor, sino el que Él nos dedica a nosotros, mostrándonos su cercanía, aunque a veces, como a Tomás, no nos resulte fácil creer.

          Porque evidentemente creer no siempre es fácil. Creer exige algo más hondo; reclama una experiencia que nos descubra posibilidades nuevas. Muchas veces la fe apunta a una manera de vivir que, con toda certeza, va a trastornar bastante nuestros acomodos. Algo importante debe ocurrir en cada uno de nosotros.

          Esto es lo que vamos a pedir en silencio al Señor, al comienzo de la Eucaristía: que la experiencia de cada domingo llene de luz pascual todos nuestros espacios y nos proporcione esperanza para vivir todos los días de la semana.

Publicado en Moniciones | Deja un comentario

Luz entre oscuridades de incertidumbre

Domingo de Resurrección

Hoy celebramos la Resurrección del Señor, la gran fiesta de la fe: el Señor está vivo y presente entre nosotros.  Durante cincuenta días, hasta Pentecostés, recordaremos esta victoria sobre la muerte y cantaremos el “Aleluya”, la victoria del Señor.

          Aquí empieza y termina todo: todo nace en la Pascua; todo empezó de nuevo para aquellos que “vieron y creyeron”. “Con la resurrección de Jesús está sano el corazón del mundo”, ha escrito un teólogo.

          El cirio que preside nuestra celebración es imagen del Cristo resucitado, la LUZ que brilla en tanta oscuridad. La luz que necesita llevar cada uno a su vida, entre oscuridades de incertidumbre, de violencia o de mentira. La luz que se nos entregó en nuestro bautismo es memoria de este cirio.

          Celebramos la PASCUA, la victoria de la Vida sobre la muerte, de la luz sobre la oscuridad, del amor sobre el odio. El Crucificado es el Resucitado. El mundo contemporáneo tiene necesidad de encontrar a Jesús crucificado y resucitado. Él, mejor que nadie, puede resolver la duda y dar respuesta a tantos corazones destrozados. Él nos ha enseñado el camino, el modo de salir de la muerte.

          Celebramos y recordamos la vida que se nos da a todos por la victoria de Jesús. Esta es la razón de recordar en esta noche nuestro bautismo en dos momentos: ahora, al comienzo, con la aspersión del agua que se bendijo anoche; y, posteriormente, cuando juntos renovemos las promesas de nuestro bautismo.

Publicado en Moniciones | Deja un comentario

La muerte como fuente de vida

VIERNES SANTO

Después de la lectura de la Pasión, lo mejor sería callarnos, entrar en silencio y meditar. La liturgia, sin embargo, aconseja que no se omitan unas palabras de reflexión sobre lo que hemos oído.

 El Viernes Santo es celebrado como  “día sagrado” por antonomasia. Día en que las tinieblas del mundo alzan su grito de rebeldía y luego callan para siempre. Día en que el poder de la opresión, apelando a sus más mezquinos recursos, es destrozado por un hombre sentado en el banquillo de los acusados, alzado en una cruz humillante y hundido en las sombras de la muerte. El Viernes Santo nos llama a pensar en la debilidad de Dios.

Dios es de tal manera que cuando los hombres le arrebatan aquello que más quiere, Él lo cede y lo entrega. Esto quiere decir que, ante el dolor del mundo, ante la maldad moral que rebosa en la historia y en la que tan frecuentemente participamos, ante el sufrimiento de tantos inocentes en la historia…, Dios no lo evita sino que lo sufre. Y esto se convierte así en clave fundamental para saber leer e interpretar la realidad de este mundo nuestro. Porque Jesús ha muerto, Dios está presente en la historia como Aquél que no evita el dolor del mundo sino que lo soporta.

Con lo cual, nuestras perplejidades, las dudas que azotan nuestra fe por el hecho de que Dios no intervenga ante los mil infiernos de nuestro mundo, quedan desautorizadas: si Dios no intervino en evitar la muerte de su Hijo, ¿cómo vamos a preguntar por qué no interviene ahora? No podemos mirar a Dios como Aquél que está llamado a evitar el sufrimiento del hombre en el mundo, sino al revés: tenemos que mirarnos a nosotros como los llamados a evitar el sufrimiento de Dios en la historia,.

Viernes Santo es el duelo entre la luz y las tinieblas. Nadie puede permanecer ajeno a su desenlace. Por eso es un día de opción: de fe o de apostasía, de amor o de odio, de verdad o de mentira. No hemos venido hoy al templo para recordar a un muerto, ni siquiera para recordar a un muerto ilustre. Ni para condolernos y darnos el pésame por su muerte. Hemos venido para desfilar frente a este Cristo y adorarlo como fuente de vida, hemos venido para unir nuestra vida con su Vida, nuestros pensamientos y sentimientos con los suyos.

Hoy celebramos la muerte de una estructura humana que cede el paso a lo Nuevo de Dios que irrumpe. Hoy morimos al pecado, a la esclavitud de la ley y al reinado de la mentira. Por todo esto es día de silencio. Calla el hombre y habla Dios. Nos miramos a nosotros en silencio y descubrimos cómo somos.

Publicado en Moniciones | Deja un comentario

AMAR HASTA EL EXTREMO

JUEVES SANTO

Hoy celebramos la Institución de la Eucaristía. Celebramos la Cena del Señor. Es la celebración de la comunidad universal alrededor de la Eucaristía: sacramento de la Pascua del Señor, memorial de su muerte y resurrección. Proclamamos que Cristo, nuestra Pascua, ha sido inmolado.

Tal día como hoy, Jesús se reunió, con sus amigos, con los que había compartido proyectos, deseos e ilusiones. Jesús había anunciado el Reino de Dios, como Reino de justicia, de libertad y fraternidad. Sin embargo, se constataba entonces y se constata hoy que la opresión y la injusticia siguen existiendo.

Esta historia de anuncio de liberación y de denuncia de la injusticia llegaba en esta tarde de Jueves a su punto final. La Cena de Jesús con los suyos era de nuevo anuncio de una comunidad humana de iguales y de personas libres. Era, por ello, también denuncia de toda esclavitud y de cuanto rompe la fraternidad entre todos.

La entrega de Jesús llega hasta nosotros a través de la Institución de este Sacramento.

Publicado en Moniciones | Deja un comentario

Aclamarlo como salvador y acompañarlo con nuestra vida

Domingo de Ramos

Dos hechos destacan en la liturgia de este Domingo de Ramos: la entrada de Jesús en Jerusalén, sentado en un asno y aclamado como rey victorioso, y el relato íntegro de la Pasión según San Marcos. Ambos hechos ponen de relieve lo que va a ser el centro de la Pascua y también el centro de nuestra fe: el Señor Jesús, que comienza el último tramo de su itinerario hasta la cruz. Jesús ha vencido al egoísmo, al orgullo, al pecado y a la muerte, y nos va a dar la Vida verdadera. Nosotros también queremos aclamarlo como salvador y acompañarlo con nuestra vida.

          De una manera muy concreta, el evangelio de Marcos desarrolla la historia de una entrega. Esta palabra y su sentido más hondo puede ser la clave para entender todo el relato de la Pasión según San Marcos.

          Vamos a oír en la 2ª lectura, que Jesús “actuando como un hombre cualquiera, se rebajó hasta someterse incluso a la muerte”. Esto significa la comunión definitiva de Dios con nuestra humanidad: sencillo, sufriente, abandonado, acosado, juzgado injustamente, derribado y ejecutado, como tantos otros en la historia humana. La expresión más misteriosa del relato de la Pasión es la pregunta de Jesús al Padre: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”. También esta pregunta se convierte en lo que significa la entrega de Jesús en las manos del Padre.

          El Jesús aclamado como vencedor el Domingo de Ramos es el mismo que vamos a contemplar como un Cristo “entregado” y vencido en todos estos días de Semana Santa y vuelto a la Vida en la noche de Pascua. Que estos contrastes nos hagan pensar y situarnos en la vida ante el Cristo crucificado y resucitado.

Publicado en Moniciones | Deja un comentario

Saber situarse ante el dolor

V Domingo de Cuaresma

Es el 5º domingo de Cuaresma. El próximo domingo ya es Semana santa. La Cuaresma era un itinerario de conversión para llegar al bautismo en la Pascua. La tarea hoy no es bautizar a los convertidos sino convertir a los bautizados. Necesitamos saber situarnos como bautizados para vivir de otra manera. Vivir como Jesús, ocupando los espacios que Jesús nos enseñó a ocupar.

          “Ahora me siento agitado”, “no puedo más de tristeza”, son palabras de Jesús en Getsemaní. Jesús se siente desbordado, así, llanamente. Pero sabe situarse ante el dolor; sabe también que ocupar ese dolor es ponerse de parte de todos los vencidos de la historia, de todos los perdedores, los marginados, de todos los que padecen violencia y lo pasan mal. Ahí estuvo Jesús.

          “Aprendió sufriendo a obedecer”, vamos a oír en la 2ª lectura. Obedecer no es hacer caso a alguien sino aprender a oír con profundidad, estar siempre dispuestos a aprender de tantas situaciones como nos dan lecciones imprevistas, desconcertantes o dolorosas.

          Todo esto nos dice la liturgia de este domingo. Jesús se compara a un grano de trigo que es aplastado, que se pudre y que muere y que por eso da vida a otros. Situarnos en ésa y en tantas otras paradojas nos debe hacer humildes y lúcidos para aprender.

Publicado en Moniciones | Deja un comentario

Buscar en el Misterio la respuesta

IV Domingo de Cuaresma

El cuarto domingo de Cuaresma nos recuerda las infidelidades de Israel, que pueden ser las nuestras. Esa joya de la literatura universal que es el salmo 136 manifiesta el dolor de un pueblo arrepentido: “Junto a los canales de Babilonia, nos sentamos a llorar con nostalgia de Sion; en los sauces de sus orillas colgábamos nuestras cítaras”.

Nicodemo, con sus dudas, sus contradicciones y sus problemas, también puede ser cualquiera de nosotros. A él, a Nicodemo y a nosotros se nos dice que miremos hacia arriba, donde está Jesús, levantado en alto, y que busquemos en él, en su misterio, la respuesta, la salvación que andamos buscando tantas veces en otros espacios.

 Hay muchas razones para pensar que Dios no ha salvado al mundo, tantas cuantos espacios están llenos de desolación y muerte. Sin embargo, Dios ama al mundo. Pero sería más fácil confesar esto si el mundo ofreciera otro espectáculo.

Publicado en Moniciones | Deja un comentario

Llamada a tomar mucho más en serio nuestra vida

Tercer domingo de Cuaresma

Es el tercer domingo de Cuaresma. A partir de este domingo la comunidad cristiana comenzaba los escrutinios de los adultos que iban a ser bautizados en la noche de Pascua. La comunidad se preguntaba sobre esos catecúmenos. Posteriormente, fue la propia comunidad la que quiso pensar sobre su vida: qué clase de cristiano era cada uno, qué comunidad cristiana la que entre todos se formaba.

     También hasta nosotros puede llegar hoy este escrutinio: examinando nuestra vida cristiana y pensando en el cristiano que es cada uno. Hay aquí una llamada a pensar, a rectificar, a purificar muchas actitudes.

     La presencia salvadora de Dios no está circunscrita a un lugar ni a una ley, sino a la persona de Jesús. Ni la ley ni el templo, nos dirá la liturgia de este domingo, sino Jesús: su muerte y resurrección, le oiremos decir a San Pablo. Todo esto es una llamada a tomar mucho más en serio nuestra vida cristiana, a examinar, a entrar en reflexión sobre el tipo de cristiano que deseamos ser.

Publicado en Moniciones | Deja un comentario

La transfiguración es una apuesta por la VIDA

II Domingo de Cuaresma

Hoy, 2º domingo de Cuaresma, leeremos el evangelio de la Transfiguración. La Transfiguración anuncia la luz de la Pascua, la luz de todo lo que es VIDA. La Transfiguración es la otra cara de la tentación. En Jesús, el testigo fiel, que superó la prueba, se manifiesta de manera radiante su plenitud interior, se prefigura la resurrección. La transfiguración es el fundamento de nuestra esperanza.

     Por eso, es una apuesta por la VIDA. Estamos llamados a descubrir VIDA, aunque no siempre los acontecimientos de cada día den pie para ello. Necesitamos descubrir VIDA más allá de todas las apariencias de muerte, de caducidad, de debilidad o de pura apariencia.

     Y estamos ante una tarea que no es fácil, pero no por ello menos importante. No nos podemos dejar colonizar por otros, necesitamos ser nosotros mismos, aunque esta opción nos lleve en algún momento a experimentar una soledad dolorosa. La opción por la VIDA, muchas veces, nos hace morir un poco. Pero justamente eso que purifica es también lo que transfigura.

     En el fondo dejarnos transfigurar es entrar de alguna manera en el conocimiento del misterio de cada día.

Publicado en Moniciones | Deja un comentario

Vivir dentro del conflicto con lealtad

Primer domingo de Cuaresma

Hoy es el primer domingo de Cuaresma. La liturgia destaca la alianza que Dios hace con la humanidad. Dios se compromete a ser fiel: las sendas del Señor son misericordia y lealtad. También nosotros debemos ser fieles a Dios.

     Dice el Evangelio que Jesús fue conducido por el Espíritu al desierto para ser tentado. La tentación no es tanto sentir la inclinación al mal, que pueda haber en nosotros, cuanto vernos dentro de la realidad de la vida que nos pone a prueba todos los días. De esta manera, tentación es el cansancio, la sorpresa o el miedo que nos cercan. Con la tentación se corre el peligro de no ser fieles a Dios. Jesús, como cualquiera de nosotros, fue puesto a prueba y se mantuvo fiel.

     Prueba y fidelidad constituyen una realidad existencial a la que necesitamos hacernos: aprender a vivir dentro del conflicto, saber movernos entre todo aquello que, de una manera u otra, pone a prueba nuestra fidelidad.

     Nosotros aprovechamos la liturgia penitencial de este primer domingo de Cuaresma, que es tiempo de gracia y de reconciliación, tiempo de conversión, y nos unimos a la petición de perdón.

Publicado en Moniciones | Deja un comentario